Lagares de sidra

By 26 octubre, 2015 mayo 10th, 2021 ESPACIOS CULTURALES - NAVARRA

LOCALIZACIÓN

Navarra atlántica

DESCRIPCIÓN

Los lagares formaban parte de las casas en los pueblos, de las casas de labranza dispersas o de los caseríos hacia el norte. En el «aska» (recipiente o espacio rectangular), situado en el primer piso del lagar, se echan las manzanas desde la estancia superior a través de una ventana en el techo. En dicho espacio se machaca la fruta con el mazo. Se deja un rato para que se oxide, cambia de color a rojo y desde ese momento empieza la fermentación hasta dar lugar a la sidra. Los elementos esenciales eran la masera, la prensa, toneles y barricas de madera, tablones, tarugos, canaletas, onila o embudo de madera, konporta o recipiente medidor del volumen de manzana, trituradoras mecánicas, cestos de fleje de castaño utilizados para medir el volumen de manzana («kargazaria»), etc. Los «sagarjoleak» o pegones, era el oficio de los que antiguamente eran contratados para machacar la manzana. La característica principal de la manzana para producir sidra es que sea mala para comer. Se suelen mezclar diferentes tipos de manzana: dulces, ácidas y amargas.

ROL DE LAS PERSONAS

En 2007 se realizó el inventario de estos lagares de la Navarra atlántica, a instancias del Museo Etnográfico de Navarra Julio Caro Baroja. En él se describen 30 lagares localizados por los autores del trabajo (A. Agirresarobe, L.del Barrio y J. Tellabide) a través de informantes de los caseríos y localidades de estos valles.