Dules de horno

By 16 marzo, 2021 RECETAS - MADRID

LOCALIZACIÓN

Sierra Norte

DESCRIPCIÓN

Ingredientes: manteca de cerdo, vino blanco, harina, azúcar Se cogía la manteca que se había guardado en una vejiga desde la matanza, y se ponía en un barreño: allí, se echaba vino blanco, que también se hacía de la casa; la manteca se amasaba hasta embeber el vino; hecho esto, se va añadiendo la harina que admita hasta que tiene consistencia, así como el azúcar. La masa se coloca estirada y con el borde de un bote, por ejemplo, se van cortando los bollitos que se colocaran en las latas, que se hacían con las latas del aceite recortadas, y que hacían la función de fuente para meter al horno, de modo que “se ponían muy crecidos, se hacían como capas” Al final se rebozaban en azúcar. Ingredientes: pan del día anterior, aceite, manteca, ralladura y zumo de limón y de naranja, aguardiente, vino blanco, huevos. “Los de aceite y manteca, esos se echaba, compraba, un poco de pan del día de antes, a lo mejor medio kilo o así, y se pizcaba, se hacían pizquitas, pizquitas, y se preparaba con mucho limón y naranja; la ralladura y el zumo y se echaba aguardiente, y se echaba vino blanco, más cantidad, y se preparaba un caldo entre el pan ese deshecho y luego se echaba azúcar, claro, y se va haciendo la masa echando, hasta que ya estaban; y esos bollos se hacían finitos, también se hacían los de la manteca, pero luego después de batían, se echaban yemas, las yemas también adentro, luego las claras a punto de nieve, con brocha, se van dando a todos y luego se echa azúcar; y luego así se quedaban cuando salían del horno doraditos con el azúcar” Julia.

ROL DE LAS PERSONAS

Los dulces de horno se hacían normalmente para las fiestas grandes como las del patrono, Navidad o Semana Santa. Las recetas pasaban de boca en boca a través de las mujeres, aunque también se tenía costumbre de escribir unos «cuadernos» caligrafiados que pasaban de madres a hijas con recetas culinarias y de limpieza -como hacer jabón, como hacer lejía con cenizas…- En Torremocha esta elaboración ha pasado a manos de una panadería que hace los dulces siguiendo las recetas tradicionales en su obrador; en otros pueblos de la Comunidad se han adaptado para hacerse en casa o para realizarlos en actividades lúdicas o como talleres, en unas nuevas formas de aprendizaje comunitario que suelen ser guiadas por las corporaciones a través de asociaciones o agentes de desarrollo local.