Cultivo de plantas aromáticas: lavanda

LOCALIZACIÓN

Cogollor, Quer y Brihuega (Guadalajara), entre otras

DESCRIPCIÓN

Castilla La Mancha es la principal comunidad productora de plantas aromáticas de España, principalmente de lavanda y lavandín, con algo más de un 50%, de la superficie total cultivada en España. La superficie nacional de cultivo es de unas 3.200 hectáreas, de las que 1.640 hectáreas aproximadamente se cultivan en Castilla La Mancha. En los últimos años incluso se ha incrementado su cultivo, sustituyendo a otros tradicionales como el trigo, cebada o maíz, por la mayor rentabilidad de las plantas aromáticas. Planta empleada desde tiempos inmemoriales -por su olor y sus propiedades curativas- para su consumo como condimento, tiene también otras aplicaciones en diferentes industrias como la farmacéutica, medicinal, cosmética, perfumería, aceites esenciales o apicultura entre otros. Las visitas turísticas a los campos de lavanda en floración son destacadas y la atracción es tan popular que se han visto obligados a vallar los cultivos, repartir guardas por todo el terreno para evitar que vayan pisoteándolo todo y arrancando ramilletes de lavanda de recuerdo.

ROL DE LAS PERSONAS

Este sector destaca por su destino en gran parte derivada hacia las destilerías que producen esencias aromáticas y muchas de ellas están instaladas en la misma zona de producción, como es el caso de Brihuega, aspecto para tener en cuenta por que fija la población local a trabajar en la misma zona. La explotación de la lavanda en esta zona fue fruto de la iniciativa de algún agricultor local que se acercó a los campos de lavanda de la Provenza francesa e importó su modelo de explotación.