Llegenda del patge Fumera

Leyenda del paje Fumera

LOCALIZACIÓN

Girona

DESCRIPCIÓN

El patge fumera no es más que un paje (patge) de los Reyes Magos. Acompaña a los niños durante los días de fiesta en invierno para luego contar a los Reyes Magos si estos se han portado bien o si hay que dejarles carbón. Se colaba en las casas por la chimenea (la fumera, de ahí su nombre) y observa a los niños sin que ellos se den cuenta. Se le describe como un ser con siete ojos, cuatro delante y tres detrás o en otras versiones, que tienen un ojo en el dedo índice con el que todo lo ve y todo lo oye.

ROL DE LAS PERSONAS

Este duende no es una entidad benefactora en sí, ni malévola, sino un elemento de control social sobre los niños, un «ayudante» de los adultos, que premian o castigan las acciones según se acerquen o no al ideario de conducta del momento. Esta figura había caído en desuso, aunque se está revitalizando, adaptado a la imagen actual -mucho más suave y lúdica-.