Cultivo de la castaña

By 28 enero, 2021 marzo 23rd, 2021 ACTIVIDADES DE PRODUCCIÓN - CANARIAS

LOCALIZACIÓN

La Orotava (Tenerife)

DESCRIPCIÓN

En el Valle de La Orotava se extiende desde el siglo XVII, conociéndose más de 20 variedades, una importante masa de castaños (castanea sativa), apareciendo también en las otras islas, en las áreas occidentales más húmedas. Es de gran relevancia por el alimento que suponían las castañas para la población campesina, por la utilización de su madera para realizar la cestería, también como leña, fabricación de cajas, muebles y para la construcción de la tonelería para el vino. Los castaños se hayan distribuidos desde las faldas de Santa Úrsula al este, hasta el límite oeste de La Orotava, y se hallan dispersos en zonas de cultivo, laderas de barrancos o concentrados formando agrupaciones de gran interés. En La Orotava se ubican dos ejemplares históricos: el «Castaño de Las Siete Pernadas», en Aguamansa, y el desaparecido del Marqués de La Candía. También puede aparecer en los bordes de las huertas asociados con otros cultivos como las papas o formando agrupaciones en las medianías y en las lomas. En otros casos, se yergue solitario en medio de los sembrados.

ROL DE LAS PERSONAS

El cultivo de castaños ha ido en descenso, pero actualmente el Ayuntamiento y diferentes iniciativas han apostado por su desarrollo, dada su importancia económica, turística y gastronómica. La cultura el castaño está presente en todas las islas, aunque en La Orotava es muy representativo. La morfología de cada árbol difiere dependiendo de su aprovechamiento, madera (troncos talados del que brotan ramas fértiles son los chuqueros o choqueros) o bien para la obtención de fruta. La tradición cestera de madera de castaño rajada es muy antigua. La Asociación Cultural Pinolere, ha desarrollado la investigación de oficios y actividades tradicionales, entre ellas de la cestería del castaño. El cultivo de los castañeros fue introducido en Tenerife por los conquistadores castellanos a partir de entonces, su fruto se integró, no sólo como alimento básico, sino también en las tradiciones más festivas. La castaña era parte esencial de las comidas de algunas fiestas, que se caracterizaban por una gran participación de la comunidad.