Cultivo y recogida aceituna

By 28 junio, 2014 noviembre 30th, 2020 ACTIVIDADES DE PRODUCCIÓN - ANDALUCÍA

LOCALIZACIÓN

Provincia de Jaén

DESCRIPCIÓN

El cultivo del olivo y la cosecha de la aceituna forma parte de uno de los oficios y el empleo más relevantes (económica, social y culturalmente), no sólo de los del campo de Jaén, sino de una gran parte del territorio andaluz. En el proceso de cultivo y cosecha, se diferencian las dos fases. Por un lado, un trabajo continuado durante todo el año realizado por el capataz a cargo de la granja con la ayuda de una mula, ahora un tractor, y por otro lado el trabajo de cosecha en el que una gran parte de la población se involucra durante los cuatro meses que dura. Aunque la cosecha se realiza actualmente durante casi un me, era costumbre comenzar después de la Purísima, el 8 de diciembre. Durante la cosecha, los hombres avanzan vareando los olivos mientras las mujeres realizan diferentes tareas. Con un soplador, las aceitunas que han sido dispersadas o que están al pie del árbol se apilan para facilitar su recolección. Con el rastrillo, los atrapados entre las piedras o en el suelo pueden ser apilados. Las mujeres recogen las aceitunas de los fardos y poniéndolas en cestas o zurrones que luego se trasladan a los remolques para ser transportados. Estos procesos pueden ser intercalados dependiendo de las condiciones en las que se encuentran la aceituna y la tierra. Aunque el uso del fardo es común y generalizado, si por razones climáticas parte de la aceituna está en el suelo en el momento de la cosecha, no se pone el fardo y con la ayuda del soplador y el rastrillo se apila y recoge. Este trabajo altamente mecanizado no tiene más de 20 años. Los postes de madera y los rastrillos de plástico o hechos con palos de aceituna y cestas eran las herramientas que se utilizaban anteriormente.

ROL DE LAS PERSONAS

La división se mantiene en cuestiones laborales sin embargo respecto al modelo de trabajo actual, es más común que los grupos de trabajo se paguen por trabajo diario y no en cada trabajo. Una de las razones alegadas por los propietarios de las fincas para rechazar este modelo en la actualidad es que la pieza rompe el olivo por la intensidad del trabajo para tratar de recoger más cantidad en el menor tiempo posible. Antiguamente, las aceitunas salían limpias del campo, pasando por el limpiador donde la hoja y las piedras se separaban. Este hecho había tenido su lógica, para evitar el sobre esfuerzo de carga de las mulas. Actualmente las aceitunas se cargan sin ser limpiadas y son llevadas a la cooperativa donde serán vendida por peso una vez que esté limpia. Hoy en día en el campo septentrional de Jaén la aceituna es el principal producto agrícola. Existe una Denominación de Origen «Campiñas de Jaén» que reúne la producción de la comarca de las diferentes cooperativas agrónomas y empresas privadas. El hecho de que muchas cuadrillas estén configuradas por unidades familiares implica que parte del conocimiento se transmite de generación en generación entre padres e hijos y madres e hijas. Las personas mayores del grupo son, por edad y experiencia, quienes dirigen a la cuadrilla, ya que son responsables de llegar a acuerdos con el capataz o propietario.