En Castilla y León existe una superficie de cultivo del olivar aproximada de 8.000 hectáreas, con cerca de 5.000 árboles y una producción cercana a las 11.000 toneladas (8.500 t. en Ávila, 1.200 t. en Salamanca, 1.050 t. en Valladolid y 230 t. en Zamora).

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

En Castilla y León existe una superficie de cultivo del olivar aproximada de 8.000 hectáreas, con cerca de 5.000 árboles y una producción cercana a las 11.000 toneladas (8.500 t. en Ávila, 1.200 t. en Salamanca, 1.050 t. en Valladolid y 230 t. en Zamora). La variedad de aceitunas cultivadas en esta Comunidad son principalmente la manzanilla cacereña y la redondilla, aunque existen otras minoritarias como cornicabra, gordera y picual. En Salamanca se cultiva una variedad autóctona llamada zorzal de arribes, cuyo aceite resulta más picante y amargo. Esta variedad, unida a la climatología de Castilla y León hacen que el resultado del aceite obtenido sea más suave, afrutado y de un color amarillo intenso. El olivar en Castilla y León se encuentra localizado con microclima favorable para su desarrollo, principalmente en la provincia de Ávila (que concentra el 77% de la producción de Castilla y León) y en Salamanca, en la zona de los Arribes del Duero. Aunque también Valladolid ha querido recuperar este cultivo en las dos últimas décadas, en fincas localizadas en Medina del Campo y el Valle del Esgueva. Castilla y León cuenta con la Marca de Garantía Aceite de Oliva del Noroeste.