En minúscula «mejana» es el islote de tierra de aluvión, en medio de un río cuando este abre un brazo o se desvía. Con mayúscula alude a la Mejana de Tudela a la que se accede por una puerta coronada por la hornacina de Santa Ana, patrona de Tudela. Los intentos en el siglo XVI para evitar su formación tuvieron que claudicar ante la fuerza de la naturaleza. Así, en 1670 el Consejo de Navarra aprueba su funcionamiento mediante normas reguladoras. Su fama viene de antiguo, la crónica árabe “Ajbar Muluk Al-Andalus”, escrita en el siglo X por Ahmad Muhammad ibn Musa-al-Razi (conocido como el moro Rasis) – aunque ubica erróneamente la ciudad – habla de la fértil Mejana: “Todo el mundo se maravilla por la bondad de su término, que su pan no tiene igual, tiene muchas viñas, buenas huertas y buenas tierras de crianza, y que sus frutales dan tan sabrosas frutas que no se podrían contar ni decir”.En minúscula «mejana» es el islote de tierra de aluvión, en medio de un río cuando este abre un brazo o se desvía. Con mayúscula alude a la Mejana de Tudela a la que se accede por una puerta coronada por la hornacina de Santa Ana, patrona de Tudela. Los intentos en el siglo XVI para evitar su formación tuvieron que claudicar ante la fuerza de la naturaleza. Así, en 1670 el Consejo de Navarra aprueba su funcionamiento mediante normas reguladoras. Su fama viene de antiguo, la crónica árabe “Ajbar Muluk Al-Andalus”, escrita en el siglo X por Ahmad Muhammad ibn Musa-al-Razi (conocido como el moro Rasis) – aunque ubica erróneamente la ciudad – habla de la fértil Mejana: “Todo el mundo se maravilla por la bondad de su término, que su pan no tiene igual, tiene muchas viñas, buenas huertas y buenas tierras de crianza, y que sus frutales dan tan sabrosas frutas que no se podrían contar ni decir”.

LOCALIZACIÓN

Municipio de Tudela

ROL DE LAS PERSONAS

Las excelencias de la huerta de Tudela son proverbiales y con razón por su calidad, lo cual se traduce hoy en día en su demanda creciente y los avales y reconocimientos gastronómicos.