LOCALIZACIÓN

En el concejo de Piloña, existe una antigua tradición de explotación y venta de avellanas donde en la actualidad existen unos 80 cosecheros. El castaño se extiende por toda la geografía asturiana principalmente en zonas de monte.

DESCRIPCIÓN

La avellana, junto a la leche, el maíz, las fabas y las castañas, formó parte de la dieta alimenticia de muchos habitantes de la zona rural asturiana. La avellana asturiana corresponde a la variedad llamada avellana comuna. El árbol alcanza normalmente entre 3 a 8 metros de alto, con una copa muy extendida y de forma irregular y generalmente ramificados desde la base. Nuez comestible, fruto del avellano común, es un fruto seco que viene del nombre latín del avellano común, Corylus avellana. Botánicamente este fruto se considera una núcula. Tiene forma esferoidal, con un diámetro aproximado de 10 a 15 mm. Es una especie muy tolerante en cuanto al clima, pudiendo resistir inviernos de fríos extremos y sequías. Sin embargo, para obtener una buena producción vegeta mejor en terrenos húmedos, permeables y profundos con exposiciones soleadas. Las variedades principales de castañas cuyas fechas de maduración es en noviembre son la bacoa ubicada en el concejo de Ibias, la valduna y la chamberga muy generalizadas en los concejos de Grado, Salas, Las Regueras o Belmonte. La variedad de la grúa centrada en Villaviciosa, la miguelina en Pravia y Salas, la vaquera centrada en Belmonte y Tineo o la paré, muy presente en el occidente de Asturias.

ROL DE LAS PERSONAS

Instituciones como la Escuela de Ganadería del Principado pretenden proteger el cultivo de las castañas y las avellanas como salida laboral para los trabajadores del campo. Los castaños deben ser protegidos para combatir sus enfermedades como el hongo “chancro” que afecta a su supervivencia.