Paisaje cultural campurriano

By 9 noviembre, 2015 Sin categoría

Estos rasgos explican cómo el paisaje actual hereda la fisonomía de unos núcleos concentrados en torno a los cuales se extienden los campos de labor, dedicados predominantemente a los cereales, trigo y cebada, y a las patatas.

Estos rasgos explican cómo el paisaje actual hereda la fisonomía de unos núcleos concentrados en torno a los cuales se extienden los campos de labor, dedicados predominantemente a los cereales, trigo y cebada, y a las patatas, el cultivo hoy predominante en las vegas y terrazas fluviales del valle. En las zonas altas, los núcleos tienen una mayor vocación ganadera y forestal, con presencia importante de ganadería extensiva. En este paisaje se reconocen los valores de un patrimonio cultural notable, tanto el patrimonio etnográfico (Museo etnográfico, Fiesta de la Virgen de la Velilla), como el histórico-artístico (eremitorios e iglesias rupestres prerrománicas, colegiata de San Martín de Elines e iglesias románicas numerosas formando parte del llamado País Románico).

LOCALIZACIÓN

Valle de Campoo

ROL DE LAS PERSONAS

Campoo se conforma por un extenso y elevado valle que se inicia en el Pico Tres Mares, en el eje de la Cordillera Cantábrica y se extiende en un abierto espacio hasta las primeras estribaciones de las montañas burgalesas, en torno al actual Embalse del Ebro. Incluye cinco municipios: Reinosa, villa que constituye su centro y motor, Campoo de Suso, Campoo de En medio, Campoo de Yuso y Las Rozas de Valdearroyo. Pero el rico patrimonio histórico-artístico que contiene el valle permite destacar también el papel de las élites civiles o religiosas en el pasado, principalmente el clero regular y el secular, que han impulsado la construcción de gran parte del patrimonio monumental histórico-artístico que hoy contemplamos en el valle. Destacan por su número y calidad las muestras del prerrománico vinculado a iglesias y eremitorios rupestres, como las iglesias de Santa María de Valverde, Campo de Ebro, Cadalso y Arroyuelos, del románico rural con la colegiata de San Martín de Elines o las iglesias de Villanueva de la Nía o Castrillo de Valdelomar por ejemplo, y de la arquitectura civil de casonas y torres, como el castillo de Ruherrero.