¡Jesús y adentro!

LOCALIZACIÓN

Bahía de Santander

DESCRIPCIÓN

La frase-plegaria que acompasaba los remos de los pescadores santanderinos en el instante mismo de pasar “la barra” con temporal, para abocar al Puerto.

ROL DE LAS PERSONAS

Esta oración de los pescadores santanderinos es también el título de un cuadro del pintor santanderino Fernando Pérez del Camino y Posadillo y conservado en el Museo de Bellas Artes de Santander. Así describe el momento el escritor José Maria de Pereda en Sotileza » Mechelín, siguiendo la diaria costumbre de los patrones de lancha, dijera descubriéndose la cabeza en el momento de salir del puerto: «Alabado sea Dios», y rezara y mandara rezar un Credo. Sotileza, que jamás había salido mar afuera, comenzó a sentirlos efectos de la casi invisible, pero constante, ondulación de las aguas. A causa de este percance inesperado, volvió la barquía al puerto, ante cuya boca exclamó Mechelín, observando también en ello otra costumbre jamás quebrantada por los patrones en casos tales: -¡Jesús, y adentro!-«.