Trabajo del esparto

By 30 junio, 2014 julio 1st, 2014 TÉCNICAS Y OFICIOS - MURCIA

La artesanía del esparto está estrechamente relacionada a la dieta mediterránea, entendida ésta como forma de vida. Durante el siglo XX los productos elaborados de esta planta estaban presentes en la agricultura, ganadería, en las cocinas, en los aperos para que los animales trabajaran en el campo, en las prensas de vino y aceite, en la pesca, en las norias de extraer agua para riego, y hasta en la elaboración de diversos alimentos, como por ejemplo quesos, y el pisado de la uva. Planta explotada desde tiempos de los romanos y abundante en la región, en el siglo XIX su demanda era tal que se desarrolló una gran industria espartera.

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

La artesanía del esparto está estrechamente relacionada a la dieta mediterránea, entendida ésta como forma de vida. Durante el siglo XX los productos elaborados de esta planta estaban presentes en la agricultura, ganadería, en las cocinas, en los aperos para que los animales trabajaran en el campo, en las prensas de vino y aceite, en la pesca, en las norias de extraer agua para riego, y hasta en la elaboración de diversos alimentos, como por ejemplo quesos, y el pisado de la uva. Planta explotada desde tiempos de los romanos y abundante en la región, en el siglo XIX su demanda era tal que se desarrolló una gran industria espartera. El proceso comenzaba con el arranque del esparto, pudiendo trabajarse tal como se recogía del campo –esparto verde- trenzándolo para elaborar cestos, seras, etc., o bien picarse con mazos para suavizar su textura y facilitar su trenzado, realizando trabajos de acabados más estéticos –esparto cocido-. Antes del picado, se sumergía en balsas para ablandarlo –cocío-, y se secaba tendiéndolo por el suelo –tendía-, después se peinaba con rastrillos de púas de acero para separar las fibras de las partes leñosas –rastrillao-, y por último se hilaban las fibras componiendo diversas cordelerías –hilao-.

ROL DE LAS PERSONAS

Hoy día hay un buen número de artesanos del esparto repartidos por la región, sin embargo la actividad como industria ha desaparecido. En la industria tradicional, las tareas estaban repartidas por género y edad. La recogida, el hilado, el rastrillado eran tareas masculinas, las mujeres se encargaban del picado, mientras que los niños, que entraban de aprendices, eran los menaores, encargados de mover las ruedas para el hilado.