Salinas litorales de San Pedro del Pinatar

By 27 mayo, 2014 noviembre 11th, 2020 PAISAJES MURCIA - MURCIA

Las salinas de San Pedro del Pinatar, situadas entre el Mar Menor y el Mar Mediterráneo, se extienden a lo largo de la franja litoral unos seis kilómetros, formando un paisaje asombroso en el que las balsas se encuentran en su mayoría colgadas del mar, ofreciendo una intensidad y variedad de colores según las etapas de la formación de la sal.

DESCRIPCIÓN

Las salinas de San Pedro del Pinatar, situadas entre el Mar Menor y el Mar Mediterráneo, se extienden a lo largo de la franja litoral unos seis kilómetros, formando un paisaje asombroso en el que las balsas se encuentran en su mayoría colgadas del mar, ofreciendo una intensidad y variedad de colores según las etapas de la formación de la sal. Han sido explotadas desde época romana, existiendo numerosa documentación relativa a su historia, cambios de propiedad –desde que Alfonso X las incorporara en 1266 a la corona castellana, hasta su compra en 1920 por Salinera Española, que las explota en la actualidad-, sufriendo ampliaciones en varias ocasiones, y construyéndose en el siglo XVIII un muelle para dar salida a la sal por el Mediterráneo. Desde el año 1985 las salinas han gozado de una protección medioambiental debido a los ecosistemas que existen, la flora y fauna que albergan y la calidad del paisaje que conforma. En el año 1992 se creó el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro, desde entonces, pese a estar explotadas con medios industriales, se compatibiliza su explotación económica con la conservación de la naturaleza.

LOCALIZACIÓN

Salinas localizadas al norte del Mar Menor. Desde el año 1992 pertenecen al Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

ROL DE LAS PERSONAS

La empresa que explota las salinas cuenta con trabajadores propios encargados de las tareas de llenado y drenaje de las balsas, extracción de la sal, lavado, apilado y envasado. Conviven con turistas que se aplican lodos con fines terapéuticos en algunas balsas salineras que la empresa ha destinado para tal fin, con trabajadores y visitantes del parque, y con las especies de aves que pasan temporadas en sus balsas cada año durante sus migraciones.