Salinas de Arcos de Las Salinas

Unas de las principales salinas de Aragón, dejando su impronta en el topónimo de la localidad. El conjunto de Las Salinas, pertenece a la localidad de Arcos de las Salinas (Teruel), sita en la sierra de Gúdar Javalambre.

Unas de las principales salinas de Aragón, dejando su impronta en el topónimo de la localidad. El conjunto de Las Salinas, pertenece a la localidad de Arcos de las Salinas (Teruel), sita en la sierra de Gúdar Javalambre. El salinar presenta un conjunto muy completo de inmuebles, pozo o edificio de captación con la noria de sangre, ocho piletas de cristalización o tablares de evaporación, canales de madera para la distribución del agua, cuatro balsas para reservar el agua antes de distribuirla, un alfolí o almacén de sal, cuadras, un edificio de manufactura de la madera, pajares, casona señorial, casa de los criados y garaje, garita de vigilancia, ermita del Salinar o de la Virgen de los Dolores. Durante la Edad Media y Moderna las salinas constituyen una importante fuente de ingresos para la población de Arcos, y dan lugar a otras actividades complementarias al generar movimiento de arrieros, carreteros, muleros y pastores. Estuvieron en funcionamiento hasta finales del siglo XX. La sal era un elemento vital para el consumo humano, para la conservación de los alimentos, usos higiénicos y medicinales y como complemento de los pastos de hierba de la alimentación ganadera. Las primeras referencias documentales a las salinas de Arcos datan del reinado de Jaime I. Su funcionamiento era sencillo: Se extraía agua salobre del pozo donde manaba, se elevaba con ayuda de la noria y se extendía en la superficie por las eras, dejando que poco a poco el calor del sol fuera evaporando el agua. Una vez teminaba la evaporación del agua, recogían la sal y la almacenaban.

LOCALIZACIÓN

Arcos de Las Salinas, Teruel

ROL DE LAS PERSONAS

Han sido declaradas Bien de Intéres Cultural del patrimonio cultural aragonés, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Lugar de Interés Etnográfico en 2010; su importancia radica sobre todo en que conservan todo el paisaje de explotación económica completo de unas salinas de interio, manantial o salmuera. A mediados del siglo XX fueron adquiridas por una familia de Arcos de las Salinas, a quienes les otorgó su explotación el Ministerio de Industria en 1953. En 1982 cambían de propietario, permaneciendo dentro de la misma familia. Sin embargo, su escasa rentabilidad determina el cierre de las mismas.