Salazones de Pescado

By 1 julio, 2014 noviembre 26th, 2015 ALIMENTOS Y USOS CULINARIOS - MURCIA

Los salazones de pescado se han elaborado tradicionalmente como método de conservación para que el alimento permaneciera disponible durante más tiempo, facilitando su transporte y comercio. Consisten en someter al pescado o a determinadas partes del mismo, a un proceso de salado, lavado y secado que les refuerza el sabor y alarga su conservación.

LOCALIZACIÓN

Municipios del Mar Menor, Águilas y Mazarrón

DESCRIPCIÓN

Los salazones de pescado se han elaborado tradicionalmente como método de conservación para que el alimento permaneciera disponible durante más tiempo, facilitando su transporte y comercio. Consisten en someter al pescado o a determinadas partes del mismo, a un proceso de salado, lavado y secado que les refuerza el sabor y alarga su conservación. El origen de la utilización de sal para conservar alimentos se remonta a la Edad de Bronce, siendo los fenicios quienes propagarían la técnica por el Mediterráneo. Los romanos contribuyeron a su asentamiento en estas tierras, cuyo clima favorecía su elaboración, estableciendo factorías de salazones en la costa. En la actualidad se usan el mújol, el atún, bonito, sardinas, anchoas y la corvina, pudiéndose salar enteros o las huevas y mojamas. En términos generales, el proceso tradicional pasa por el lavado del pescado, su colocación entre gruesas capas de sal, y su prensado con un peso de más o menos la mitad que lo que pese el pescado, después de un tiempo que varía según la pieza, se saca y se lava, dejarlo secar al aire y finalizar el proceso. Aunque las salazones pueblan las mesas de toda la Región de Murcia, su producción y consumo destacan en los municipios costeros: Cartagena, Mazarrón, Águilas, San Pedro del Pinatar, San Javier y Los Alcázares.

ROL DE LAS PERSONAS

Hoy día, aún existiendo quién realice salazones en el ámbito doméstico, son empresas especializadas las que lo realizan y lo comercializan. En ocasiones partes del proceso, como por ejemplo el secado, se realizan en entornos controlados para preservar la salubridad del alimento, primando la producción industrial frente a la tradicional, como tantas veces ocurre en la producción alimentaria. Estas empresas suelen estar en los municipios costeros de la región.

CESIÓN DE LA IMAGEN

Cedida por el servicio de patrimonio historico CARM.