Recolección de higos chumbos

By 9 junio, 2014 Sin categoría

La chumbera, también conocida como “pala”, es una planta característica en el paisaje almeriense. Ésta se cría en entornos muy áridos de escasa pluviosidad.

LOCALIZACIÓN

Cuevas de Almanzora, Comarca del Levante almeriense (Almería)

DESCRIPCIÓN

La chumbera, también conocida como “pala”, es una planta característica en el paisaje almeriense. Ésta se cría en entornos muy áridos de escasa pluviosidad. En la comarca del Levante almeriense se puede encontrar en cualquier espacio, pues es una planta que se adapta al medio y no necesita ningún cuidado. Su importancia en este contexto radica en el fruto que ha ofrecido a lo largo de la historia, sirviendo como alimento a muchos de los jornaleros que trabajaban duramente en las tareas del campo y los pastores que permanecían muchas horas fuera del hogar con sus rebaños, pues era uno de los alimentos de fácil acceso porque se criaba de forma salvaje en el campo. Su alto contenido en azúcar constituía un rico aporte a la dieta de muchas familias de la comarca. Tradicionalmente el higo chumbo se solía consumir por las mañanas con un trozo de pan para el desayuno. La escasa variedad de alimentos hacían que los chumbos fueran uno de los alimentos principales de la dieta. Actualmente su consumo sigue siendo bastante alto entre los pobladores de la zona, pues su sabor y su larga tradición hacen que sea una de las frutas más populares y preciadas. La recolección de los higos chumbos acarrea un saber que se transmite de generación en generación. Su maduración se enmarca en el período estival. La mejor hora para coger este fruto es bien temprano, puesto que al ser una planta de la familia de las cactáceas está repleta de púas y por la mañana están menos erectas. Normalmente se suele utilizar unos guantes para cogerlos o unas tenazas y se van introduciendo en un cesto. El color verde indica que el fruto está preparado para su recolección. El color rojizo significa que el fruto está demasiado maduro. Una vez que se han cogido todos los chumbos aptos para el consumo, se echan en el suelo para proceder a barrerlos, empleando una “boja”, un pequeño matojo, para que se desprendan las púas y poder pelarlos. Los mayores cuentan que mientras pelaban los higos chumbos entonaban una coplilla: “Buenos días amigos chumbos,
aquí vengo con mi navaja,
a cortaros corona y culo,
y en medio haceros una raja,
y con mi boca os consumo.” Constituye toda una tradición encontrar en los mercados puestos ambulantes de venta de chumbos que supone un aporte económico en el período estival.

ROL DE LAS PERSONAS

El saber del procedimiento para la recolección y consumo de chumbos forma parte de un legado cultural procedente de las familias jornaleras con una economía de subsistencia. El consumo de chumbos y el aprecio por el sabor de este fruto facilita la continuidad de este saber. Sin embargo, las nuevas generaciones en general no conocen las técnicas necesarias para la recolección de los chumbos.