Asociación de Criadores de Oveya Xalda Asturiana (ACOXA)

By 27 enero, 2021 junio 1st, 2021 INSTITUCIONES, INSTITUCIONES - ASTURIAS

LOCALIZACIÓN

Principado

DESCRIPCIÓN

Esta oveja que recibe el nombre en bable de Xalda (basta) en referencia al tipo de lana, pertenece a pertenecer al tronco del Ovis aries celticus ha estado presente desde tiempos prerromanos como lo atestiguan las fuentes clásicas. Jovellanos también las describe en el siglo XVIII. En los años 40 comienza la extinción de la xalda a causa de las plantaciones en los montes comunales de especies foráneas, disminuyendo así los rebaños en muchas de las sierras en los municipios del occidente, mientras que en el oriente fueron sustituidas por otras especies. La situación siguió empeorando hasta que en 1982 solo quedaban 800 hembras. La raza ovin xalda es una población en alto riesgo de desaparición que se encuentra perfectamente adaptada al medio asturiano y presenta un importante valor sociocultural. La asociación tiene como objetivo la defensa de esta raza autóctona y para ello Realiza el marcaje de los corderos nacidos en el año, entregando los certificados correspondientes y organiza todos los años diferentes muestras de la raza.

ROL DE LAS PERSONAS

Fundada en 1992, es la responsable del libro genealógico de la raza, garantizando de esta manera el origen de cada animal. El mantenimiento de este libro, fundamental para la protección de la especie se realiza a través de convenios con la consejería de desarrollo rural y recursos naturales, en 1997 la raza aparece reconocida como raza de protección especial en el real decreto 1662/1997, de 7 de noviembre, por el que se actualiza el catálogo oficial de razas de ganado de España. Los objetivos principales son: objetivos concretos: 1.- aumentar el número de criadores, así como el censo de animales mediante actividades tanto de difusión de la raza como de sus productos. 2.- disminución de la consanguinidad mediante el intercambio de reproductores entre explotaciones 3.- promoción del cordero xaldo y para conseguirlos se centran entre otras actividades en el estudio genético de la especie, y la identificación por microchip de los ejemplares. La raza sigue en peligro de extinción y su producción puede degustarse en los llamados «restaurantes km 0» es decir aquellos que se nutren de productos del entorno inmediato.