Pesaje de los niños

Pequeña localidad del Moncayo, donde anualmente se celebra la fiesta del Pesaje de los Niños. La leyenda cuenta que un matrimonio infértil del pueblo se acercó hasta Tarazona para contar sus cuitas a un fraile familiar suyo, quien les pronosticó un hijo sano y fuerte.

Pequeña localidad del Moncayo, donde anualmente se celebra la fiesta del Pesaje de los Niños. La leyenda cuenta que un matrimonio infértil del pueblo se acercó hasta Tarazona para contar sus cuitas a un fraile familiar suyo, quien les pronosticó un hijo sano y fuerte. La pareja hizo un voto a la Virgen para tener descendencia, prometiendo que ellos mismos pesarían al recién nacido y ofrecerían tantas talegas de trigo como kilos pesase el bebé. El niño nació para la Sanmiguelada y los padres cumplieron la promesa dando lugar a esta bonita tradición. Un documento del año 1295 señala un tributo de herencia que se pagaba también en varios pueblos próximos a Tarazona y que consistía en pagar 7 kafices=caíces y medio de trigo, y medio de centeno como tributo a la iglesia para el sustento de los sacerdotes. Lo cual pudo tener relación con el origen de esta costumbre. Tres son los actos que componen el rito del pesaje: “la llegá”, que consiste en la recogida de trigo en capazos por las casas por parte de los mayordomos; «el pesaje de los niños”, que tiene lugar en la puerta de la Iglesia de la Purificación donde se colocan dos mayordomos con una balanza romana dispuestos para el ritual (los mayordomos proceden a rellenar el otro capazo con trigo, hasta obtener el peso aproximado del niño) y «la subasta”, por último, en la que los participantes pujarán por llevarse todo el trigo del pesaje.

LOCALIZACIÓN

Lituénigo, Zaragoza

ROL DE LAS PERSONAS

Este ritual, hoy acontecimiento festivo, fue distiguido como Fiesta de Interés Turístico de Aragón, FITA-13, por orden del Gobierno de Aragón, 14/04/1998. Se celebra el 4º domingo de septiembre.