M.G. Cerezas del Valle de las Caderechas

Las cerezas cultivadas en el Valle de Las Caderechas tienen un sabor y un olor particulares, muy apreciados. Son recolectadas a mano y seleccionadas cuidadosamente. Una de las características que distinguen a las cerezas del Valle de Las Caderechas es lo tardío de su fecha de recolección.

LOCALIZACIÓN

Burgos

DESCRIPCIÓN

Las cerezas cultivadas en el Valle de Las Caderechas tienen un sabor y un olor particulares, muy apreciados. Son recolectadas a mano y seleccionadas cuidadosamente. Una de las características que distinguen a las cerezas del Valle de Las Caderechas es lo tardío de su fecha de recolección. Mientras que en otras regiones fruteras españolas la termporada de recolección se inicia en abril, en Las Caderechas empieza en junio y se prolonga hasta la primera semana de agosto. Así, el Valle proporciona cerezas de calidad en un momento en el que el resto de la producción ya ha sido vendida. Esto es posible por el microclima de la zona, por su elevada altitud y por la elección de ciertas variedades de cerezo, que florecen y fructifican más tarde.

ROL DE LAS PERSONAS

El Valle de las Caderechas es tradicionalmente conocido por la calidad de su fruta. En la documentación del Monasterio de San Salvador de Oña existen multitud de referencias a la producción de cerezas y manzanas que datan desde el año 1032 hasta el año 1318, en documentos de compra-venta, cesión de uso de fincas, arrendamiento, herencias y donativos a favor del Monasterio.