Los Palomares de Tierra de Campos

By 29 junio, 2014 febrero 4th, 2021 ESPACIOS CULTURALES - CASTILLA LEÓN

LOCALIZACIÓN

Palencia, Valladolid, León y Zamora

DESCRIPCIÓN

Utilizados antiguamente para la cría de la paloma y el pichón, se sabe que incluso venían de Levante para llevarse los excrementos con los que abonar los naranjos. Suelen ser circulares en su mayoría, pero también de forma rectangular o cuadrada. Construidos de adobe y ladrillo, durante años fueron de ayuda en la economía doméstica. Hoy en día, prácticamente abandonados, los alrededores de 7.000 palomares siguen siendo seña de identidad del paisaje de Castilla y León. El adobe es el principal elemento empleado en su construcción ya que su uso responde a las características de buena parte de Castilla y León: la escasez de piedra de calidad y lo limitado de la producción de madera, combustible esencial. El barro se emplea como mortero, para unir los cantos rodados y la mampostería en los lizares o zócalos de los palo¬mares de barro, o bien en los muros de las construcciones en piedra. El revoque se denomina embarrado, enlodado o enfoscado. Se trata de una labor fundamental para proteger los muros frente a las inclemencias del tiempo, fundamentalmente del durísimo invierno del interior de la meseta, donde el agua y el hielo pueden llegar a quebrar los muros. La lluvia y las fortísimas temperaturas del verano son otros enemigos contra los que el embarrado forma un manto protector. La ubicación más habitual del palomar, siempre orientado al sur para que el sol diera de lleno y las crías tuvieran más posibilidades de salir adelante. Estas construcciones suelen situarse en lugares rasos, carentes de árboles, para evitar la cercanía de gavilanes y otras rapaces.

ROL DE LAS PERSONAS

El palomar era un complemento para la economía familiar debido a su uso como cría de pichones y como abono para el campo. Con la crisis rural de los años 70 del siglo XX y la industrialización del campo, los palomares quedaron en desuso y mucho se fueron destruyendo. Existen asociaciones provinciales como la de Palencia que intenta valorar este edificio singular que caracteriza esta región como lo puede hacer el hórreo en Galicia y Asturias.