«Eres más galgo que las cuarteronas»