Elaboración tradicional de la miel

By 9 noviembre, 2015 Sin categoría

La apicultura ha sido una actividad complementaria para la economía rural de subsistencia de Cantabria. Los productores actuales forman pequeñas explotaciones diseminadas por el territorio.

La apicultura ha sido una actividad complementaria para la economía rural de subsistencia de Cantabria. Los productores actuales forman pequeñas explotaciones diseminadas por el territorio. Tradicionalmente las colmenas se situaban en torno a los núcleos de habitación rural. Existían incluso recintos circulares cerrados de piedra armada en seco, donde se ubicaban las colmenas, como por ejemplo en Valderredible, que ejercían de protección de las alimañas y de las inclemencias del tiempo. Los colmenares podían situarse en viviendas o en construcciones anexas como son los “hornillos”. También era frecuente situarlos en las huertas resguardados tras una pared orientada al sur, donde además se aprovechaban la floración de los árboles frutales. Otra tipología son los colmenares con tejavana, es decir protegidas por una especie de chozos con tres paredes de piedra en seco y cubierta con tejas. Un tipo más elaborado son las “hornilleras” o cabañas de planta rectangular, con tejado a una o dos aguas donde se sitúan las colmenas en la fachada orientada al sur.
El tipo tradicional de colmena se le denomina “dujo” que no es más que un tronco vaciado (de roble o rebollo, olmo, castaño, tejo, fresno o haya), que incluso podía trasladarse ocasionalmente. Otros tipos son hornillo y hornilleras, dujo de tablas y de caseta.
La recolección de la miel se efectúa entre mediados de septiembre a finales de octubre. Se extraen los panales de miel de las colmenas dejando lo suficiente para que pudiesen subsistir el invierno y parte de la primavera. Después se procede a desopercular o eliminar la tapa de cera de las celdillas del panel con un cuchillo especial y un rodillo con pinchos. Así, ya se puede realizar la extracción mediante una especie de centrifugadora recogiendo la miel en un recipiente. Después se realiza la filtración para eliminar los trozos de cera y opérculos. De aquí pasa a un madurador entre uno a tres días para que por decantación pierda impurezas y burbujas de aire.
Una vez realizado el proceso se procede al envasado.
Los diferentes tipos de miel se forman con los variados pólenes existentes en la zona. La miel de brezo necesita alturas superiores a 600 metros para que el brezo segregue el néctar suficiente. Los tipos regulados por la D.O.P. son los siguientes:

Miel de Campoo – Los Valles:
Miel monofloral de brezo: Con un porcentaje mínimo de polen de brezo del 45%, siendo el resto un % variable de pólenes presentes en la flora de la comarca de Campoo – Los Valles.
Miel de mielada: Procedente del mielato de roble y encina, además de otros pólenes presentes en la flora característica de la comarca.

La Miel de Liébana:
Miel monofloral de brezo: Con un porcentaje mínimo de polen de brezo del 45%, siendo el resto un % variable de pólenes presentes en la flora de la comarca de Liébana.
Miel de mielada: Procedente del mielato de roble y encina y del néctar de brezo y zarzamora.
Están incluidas dentro del sello de Marca de Garantía como “D.O.P. Protección Nacional Transitoria”, de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria.

LOCALIZACIÓN

Regional

ROL DE LAS PERSONAS

La captura del enjambre se efectuaba de la siguiente forma desde mediados de mayo a junio o incluso julio. Las colmenas silvestres se recogían tras realizar el avistamiento haciendo sonar elementos metálicos como cacerolas, campanos, dando palmadas, con dos piedras, latas, etc. También se les podía arrojar tierra o agua posándose las abejas al verse amenazadas. En las colmenas domesticadas había que estar atentos para capturar aquellas que hayan podido salir. Para introducirlas en las colmenas se untaba el interior del escriño, escriña o enjambradera con miel, aguamiel o ramas de melisa (hierba abejera). Después se colgaba encima del enjambre y se esperaba a que las abejas se introdujeran en el.
Existe jurisprudencia tradicional que indica que el dueño de un colmenar puede meterse en propiedades privadas a buscarlo, siempre y cuando el dueño esté buscándolo.
La cera de las abejas se ha usado desde tiempo inmemorial para el alumbrado de casas y en especial de las iglesias. Se creía que las abejas eran vírgenes y que su cera era por lo tanto ideal para alumbrar a Dios.
Existía una práctica funeraria donde tras el fallecimiento de una persona se abría la tapa de la colmena para “comunicarlas” tal infortunio y que estas fabricasen más cera para alumbrar la sepultura.
En Campoo era frecuente en las bodas de las familias más pudientes invitar a los vecinos con un trozo de rosca de pan regada con miel y a vino rancio, mistela o blanco.
Existen dos zonas de producción y elaboración protegida por la DOP:
1.- «Miel de Campoo – Los Valles» abarca todos los términos municipales de la comarca de Campoo – Los Valles perteneciente a la Comunidad Autónoma de Cantabria: Campoo de Enmedio, Campoo de Yuso, Hermandad de Campoo de Suso, Las Rozas de Valdearroyo, Pesquera, Reinosa, Santiurde de Reinosa, San Miguel de Aguayo, Valdeolea, Valdeprado del Río y Valderredible. El espectro polínico de las mieles amparadas en esta DOP se nutre de la vegetación de la comarca de Campoo-Los Valles.
2.- «Miel de Liébana» abarca todos los términos municipales de la comarca de Liébana, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Cantabria: Cabezón de Liébana, Camaleño, Cillorigo de Liébana, Pesaguero, Potes, Tresviso y Vega de Liébana. El espectro polínico de las mieles amparadas en esta DOP corresponde al propio de la vegetación de la comarca de Liébana.