Ayerbe, villa de importantes ferias, al pie de los Mallos de Riglos es conocida también por su taller de botas de vino, siendo Blas Castán la tercera generación de artesanos.

Ayerbe, villa de importantes ferias, al pie de los Mallos de Riglos es conocida también por su taller de botas de vino, siendo Blas Castán la tercera generación de artesanos. Él mismo expresaba en ayerbense sobre este oficio: “A profesión de botero ye un oficio dibino, en echando una botana tiene pa pan y pa bino”. El suyo era un oficio antiguo, relacionado con la agricultura: la uva y el vino; la oliva y el aceite y la ganadería que proporcionaba las pieles para su elaboración. El botero se ocupaba de hacer botos y pellejos para los labradores que debían transportar vino y aceite, hacía las botas de vino de varios tamaños y siguiendo la tradicional forma de hacerlo, desde la producción de la pez hasta el último punto cosido en la bota.

LOCALIZACIÓN

Ayerbe, Huesca

ROL DE LAS PERSONAS

En la actualidad sigue siendo una producción de carácter artesanal, pero las utilidades de las botas evolucionan a usos más lúdicos, ambientan las bodegas de las casas y se llevan a las meriendas campestres. La fabricación de botas está más cerca de la artesanía etnográfica que de la producción tradicional, aún así son reconocidas sus grandes propiedades para la conservación del vino.