Cultivo de leguminosas

By 29 junio, 2014 Sin categoría

La tradición y el renombre de las legumbres de Castilla y León ponen de relieve la importancia de este cultivo en la Comunidad tanto en cantidad como en calidad. La superficie total dedicada al cultivo de las leguminosas en 2013 ha sido de 15.400 hectáreas, el 18% del total nacional y a las que se dedican 2.658 productores.

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

La tradición y el renombre de las legumbres de Castilla y León ponen de relieve la importancia de este cultivo en la Comunidad tanto en cantidad como en calidad. La superficie total dedicada al cultivo de las leguminosas en 2013 ha sido de 15.400 hectáreas, el 18% del total nacional y a las que se dedican 2.658 productores. La producción alcanza los 21 millones de kilos, lo que representa el 20% del total nacional y su valor económico supera los 11 millones de euros al año. El 35% de las hectáreas que se cultivan de legumbres están localizadas en zonas amparadas por figuras de calidad. El 97% sobre la totalidad de superficie y producción nacional de legumbres de calidad está en Castilla y León. Esta calidad está amparada por cinco Indicaciones Geográficas Protegidas y una Marca de Garantía, de las 59 figuras de calidad que tiene la Comunidad. I.G.P. Judías del Barco de ÁVila, I.G.P. Alubia de la Bañeza de León, I.G.P. Lenteja de la Armuña, I.G.P. Lenteja Pardina Tierra de Campos, I.G.P. Garbanzo de Fuentesaúco y M.G. Garbanzo de Pedrosillo. Está en tramitación la Marca de Garantía Judión de la Granja.

ROL DE LAS PERSONAS

Las legumbres han sido, junto a los cereales, la base de la alimentación del hombre mediterráneo desde el neolítico. Eran fáciles de almacenar y podían conservarse durante largo tiempo. Resultaban nutritivas y proporcionaban unas proteínas difíciles de obtener en tiempos de escasez.