Si hay un cultivo característico en Castilla-La Mancha, ese es sin duda el del azafrán, con una extensión de cultivo de aproximadamente 1.500 hectáreas.

LOCALIZACIÓN

Albacete, Toledo, Cuenca y Ciudad Real

DESCRIPCIÓN

Si hay un cultivo característico en Castilla-La Mancha, ese es sin duda el del azafrán, con una extensión de cultivo de aproximadamente 1.500 hectáreas. La producción, elaboración y envasado se realizan bajo un estricto control del Consejo Regulador y en base a las estrictas normas europeas dictadas en 1998, adaptadas en la Norma ISO 3632 de 2003 y regulaciones posteriores, fijadas para determinar tanto la calidad como la pureza del azafrán.

ROL DE LAS PERSONAS

Está de sobra documentado que ya en el primer tercio del siglo XIX, La Mancha producía el azafrán de mejor calidad en España, pero hay muchas pruebas del fuerte vínculo histórico que une a los Manchegos con el cultivo del azafrán. La existencia de un vocabulario propio de gran riqueza así como unos manuales de divulgación de las técnicas de cultivo y elaboración; el folclore típico de la región con la existencia de una jota manchega dedicada a este producto; la Fiesta de la Rosa del Azafrán que se celebra en Consuegra (Toledo), los concursos de monda de La Solana (Ciudad Real) o el Festival de la Rosa del Azafrán de Santa Ana, en la provincia de Albacete son manifestaciones culturales que marcan la relevancia del cultivo del azafrán en la tradición popular.

CESIÓN DE LA IMAGEN:

Castilla-La Mancha cuenta con la Denominación de Origen Protegida «Azafrán de la Mancha».