Cultivo de Ajos

Según la tradición oral, en el seno de las familias, y con ocasión de la celebración de las distintas fiestas del año, principalmente en la estación invernal, se elaboraban alimentos que podían ser fácilmente ingeridos por las personas de mayor de edad del núcleo familiar, por las deficiencias dentales que en tiempos no muy remotos presentaba la población adulta en la zona. Dicha tradición explica el nombre de «papaviejos» que deriva de la expresión «papa para viejos».

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

La Comunidad de Castilla La Mancha es la comunidad que más hectáreas dedica al cultivo del ajo, un producto muy apreciado internacionalmente por su excelente calidad y sus reconocidas características saludables. Recientes estudios demuestran que los ajos de la variedad «Ajo Morado de las Pedroñeras», I.G.P., tienen mayor proporción de alicina que ajos de otras variedades. La alicina condensa todas las propiedades benéficas del ajo y tiene innumerables aplicaciones medicinales. Se ha demostrado también que el ajo español es muy superior en seguridad y calidad que otros ajos importados de países como China.

ROL DE LAS PERSONAS

Con una superficie nacional total de algo más de 16.000 hectáreas, Albacete lidera la producción y destina unas 4.800 hectáreas de su superficie a este cultivo obteniendo un rendimiento aproximado de 8.150 kg por hectárea; Cuenca, la segunda provincia en superficie, dedica unas 3.500 hectáreas con un rendimiento de unos 9.170 kg por hectárea. El cultivo del ajo supone así una forma de vida para muchas familias de las 227 localidades repartidas por las comarcas naturales de La Mancha, Mancha Baja, Mancha Alta, La Alcarria, Manchuelas y Centro, todas ellas de las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo. Castilla La Mancha cuenta desde el año 2001 con una figura de calidad: la Indicación Geográfica Protegida «Ajo Morado de Las Pedroñeras»