Campos del azafrán del Jiloca

By 9 noviembre, 2015 PAISAJES - ARAGÓN

El azafrán es un producto condicionado por el medio biogeográfico, porque requiere unas condiciones ambientales, clima frio y suelos semiáridos. El paisaje del azafrán en su maduración presenta una intenso color azulvioleta, diseminado entre los terrones de tierra desnuda, ejemplos abundantes presenta la comarca del Jiloca en Teruel.

El azafrán es un producto condicionado por el medio biogeográfico, porque requiere unas condiciones ambientales, clima frio y suelos semiáridos. El paisaje del azafrán en su maduración presenta una intenso color azulvioleta, diseminado entre los terrones de tierra desnuda, ejemplos abundantes presenta la comarca del Jiloca en Teruel. En la cocina medieval de la Corona de Aragón, el brin o estigmas rojos del crocus sativa, fue la especia no importada por excelencia, por lo cual fue la más frecuente en todos los recetarios y una parte muy importante del comercio de la zona. Es una de las especias más caras del mundo, llamada el oro rojo, porque admite su almacenamiento y conservación durante mucho tiempo, constituyendo el tesoro familiar; sus propiedades van más allá de su uso culinario, por sus beneficios cosméticos y medicinales. Un valor añadido es que se recolecta todavía de manera tradicional, cortando manualmente cada flor cerrada o capullada en la madrugada, transportándolas en cestos zafraneros, hasta que el sol impide su recogida. La extracción de brines se hace en familia tras la recolección, sentándose todos a las mesas para esbrinar, posteriormente se tuestan en los cedazos y son envasados o se guardan en las casas, esperando el alza de precios en función de la demanda o una peor cosecha.

LOCALIZACIÓN

Jiloca, Teruel

ROL DE LAS PERSONAS

El espacio que los acogió ha sido rehabilitado para convertirse en centro de visitantes. En él, se muestra la riqueza de los olivos del Somontano, las labores tradicionales del olivar, la historia del aceite y de los rituales vinculados a él.