Campo de Criptana

La época histórica más relevante de Campo de Criptana nos traslada inevitablemente al siglo XVI cuando se convierte en lugar de inspiración de Miguel de Cervantes para narrar las aventuras de su obra universal, «El Quijote».

LOCALIZACIÓN

Ciudad Real

DESCRIPCIÓN

La época histórica más relevante de Campo de Criptana nos traslada inevitablemente al siglo XVI cuando se convierte en lugar de inspiración de Miguel de Cervantes para narrar las aventuras de su obra universal, «El Quijote». Conocida también como «Tierra de Gigantes», es la localidad que conserva al menos tres de los molinos de viento tal y como fueron construidos, con sus mecanismos originales en el siglo XVI. Algunos de aquellos molinos se han convertido en museos, entre ellos el Inca Garcilaso convertido en museo de labranza o el Pilón que cobija el museo del vino. El conjunto de molinos se encuentra en la Sierra de los Molinos y el Cerro de la Paz. Municipio de la provincia de Ciudad Real, Campo de Criptana está situado en la comarca natural de La Mancha. Es sin duda uno de los paisajes más característicos -si no el que más- no sólo de la región de La Mancha sino de España. Aunque los primeros pobladores trashumantes recorrieron estos parajes hace unos 5.000 años en busca de metales, el municipio se formaliza en 1328 con la unificación de los pueblos de Criptana y el Campo.

ROL DE LAS PERSONAS

Elemento indisoluble, diferenciador, singular y único del paisaje manchego, los molinos de viento de Castilla-La Mancha nacen en el siglo XVI con la finalidad de moler el cereal que en sus campos se cultivaba. Fue el pueblo con más molinos de viento de Castilla-La Mancha, 34 según el catastro del Marqués de la Ensenada de 1752. Sucesos como la filoxera en Francia y el este de España, sumado a unos suelos y unas condiciones climatológicas favorables, incrementaron a partir de la segunda mitad del siglo XIX el desarrollo de una economía basada en los productos agrícolas típicos del mediterráneo: los cereales, el olivo y la vid.