Sigue siendo tradición en la localidad onubense de Alosno y en otros pueblos de la comarca del Andévalo la preparación y el consumo de dulces de Pascua.

LOCALIZACIÓN

Alosno (Huelva)

DESCRIPCIÓN

Sigue siendo tradición en la localidad onubense de Alosno y en otros pueblos de la comarca del Andévalo la preparación y el consumo de dulces de Pascua. Entre ellos, el más conocido es el Bollo de Pascua. En Alosno, constituye uno de los elementos más característicos de la celebración de la Pascua de la Lechuga, el Domingo de Resurrección, cuando todo el pueblo se traslada al campo a celebrar un día de convivencia y de fiesta. El bollo suele elaborarse durante todo el año ya que suele consumirse como dulce junto con el café, no obstante, en tiempo de Pascua se renuevan sus significaciones simbólicas. Aunque en la actualidad ya sea posible su adquisición y consumo al gusto, se mantienen prácticas de antaño. Las suegras siguen regalando el bollo a las nueras como presente que auspicie fertilidad y salud. Por este motivo también se lo conoce como Bollo de Novia y se suele regalar asimismo durante noviazgos y matrimonios. En el pasado la receta y la preparación corrían a cargo de las mujeres, hoy sin embargo, son elaborados en panaderías especializadas y casi todos son comprados para consumirlos el Domingo de Resurrección en el campo. Para su elaboración, se prepara la masa común (harina, sal, agua, levadura) y posteriormente se le añade la pella. El amasado ya no se realiza con las manos como en el pasado, sino con amasadoras industriales. Después se deja reposar una hora o dos, dependiendo de la temperatura, para que la masa leve. Posteriormente la masa se divide en trozos independientes y se les da forma con las manos. Posteriormente se le añaden dos o tres huevos crudos enteros y finalmente los bollos se cuecen en el horno a unos 200º durante cuarenta y cinco o cincuenta minutos.

ROL DE LAS PERSONAS

En el pasado la receta y la preparación corrían a cargo de las mujeres, hoy sin embargo, son elaborados en panaderías especializadas y casi todos son comprados para consumirlos el Domingo de Resurrección en el campo.