Vinos de Calatayud D.O.P.

By 6 noviembre, 2015 noviembre 9th, 2015 ALIMENTOS Y USOS CULINARIOS - ARAGÓN

La D.O.P. de Calatayud está localizada en la parte más occidental de la provincia de Zaragoza, siendo distribuida en 46 municipios. Cuenta con una superficie de 3.200 hectáreas de viñedo y 16 bodegas elaboradoras del vino.

La D.O.P. de Calatayud está localizada en la parte más occidental de la provincia de Zaragoza, siendo distribuida en 46 municipios. Cuenta con una superficie de 3.200 hectáreas de viñedo y 16 bodegas elaboradoras del vino. El clima continental extremo, sumado a las características de los suelos de esta zona geográfica proporciona unas señas de identidad propias a los vinos de Calatayud, resultando con una gran riqueza aromática, concentrados y con rasgos de mineralidad. La gran diferencia de temperatura entre la noche y el día durante la época de maduración genera vinos complejos, bien estructurados y elegantes. La Garnacha tinta es su seña de identidad, con plantaciones que superan en muchos casos los 50 años de edad y que en la zona se denominan “Viñas Viejas”. La gama de vinos es extensa, destacando los vinos tintos elaborados con la variedad garnacha tinta. La viticultura tradicional de Calatayud se albergaba en bodegas en cueva, arquitectura tradicional que entronca con el mundo musulmán, algunas con más de 250 años de antigüedad siendo excavadas prácticamente con el pico y las manos. Se orientan al norte para conservar temperatura y humedad.

LOCALIZACIÓN

Calatayud, Zaragoza

ROL DE LAS PERSONAS

Vino con historia. Tradicionalmente cada viticultor elaboraba su vino de forma artesanal, se pisaban las uvas en el lagar para recoger el mosto el mosto y los orujos. Acabada la fermentación, se separaba el vino y se introducía en depósitos de cemento o toneles de cerezo de 600 hasta 1.500 litros. El resto de orujos se prensaba en prensas manuales para extraer el vino. Después fijaban el precio por “cantarás” para su venta. En los años 50, empezó a transformase el sector vinícola de Calatayud, pero conservando su esencia. Esencia recogida y expuesta en el Museo del vino del Monasterio de Piedra, dispuesto en la antigua cilla o almacén y bodegas en una perfecta recreación de la producción vinícola en los monasterios cistercienses, verdaderos pioneros del sector vinícola.