Tronca de Navidad

En los pueblos del Pirineo oscense era habitual el ritual de la «Tronca de Navidá». Los niños golpeaban un tronco del hogar y de allí caían frutas, dulces, laminerías para los pequeños.

En los pueblos del Pirineo oscense era habitual el ritual de la «Tronca de Navidá». Los niños golpeaban un tronco del hogar y de allí caían frutas, dulces, laminerías para los pequeños. “Buen tizón, buena brasa, Dios bendiga a todos los miembros de esta casa”, repetían los chicos. La bendición de la tronca se realizaba con anís, vino, o el ron más fuerte de la casa, que se derramaba sobre el extremo de la Tronca, haciendo que el fuego se avivara con fuerza por un momento.

LOCALIZACIÓN

Huesca

ROL DE LAS PERSONAS

Hoy en día se ha extendido la costumbre a otras zonas de Aragón e incluso se representa en espacios públicos, acercándose los niños que lo deseen.