Queso de Tronchón

Su fama es recogida en la obra El Quijote de Cervantes, parte II. «Si vuesa merced quiere un traguito, aunque caliente, puro, aquí llevo una calabaza llena de lo caro, con no sé cuántas rajetas de queso de Tronchón, que servirán de llamativo y despertador de la sed, si acaso está durmiendo.»

Su fama es recogida en la obra El Quijote de Cervantes, parte II. «Si vuesa merced quiere un traguito, aunque caliente, puro, aquí llevo una calabaza llena de lo caro, con no sé cuántas rajetas de queso de Tronchón, que servirán de llamativo y despertador de la sed, si acaso está durmiendo.» «…dieron fondo con todo el repuesto de las alforjas, con tan buenos alientos, que lamieron el pliego de las cartas, sólo porque olía a queso». Es muy importante también el testimonio de Ignacio de Asso, intelectual ilustrado, que en 1798 en su obra “Historia de la economía política de Aragón” habla de “…El de sierra Palomita en el termino de Tronchón es muy afamado por la bondad del queso, que suministra el ganado…» Es un queso 100% artesano sólo leche cruda, de oveja o cabra, criadas en los pastos del Maestrazgo turolense. Es de forma circular, presentando un hueco central en ambas caras y un característico dibujo en forma de flor sobre la corteza. Su color varía en toda la gama de blancos y ocres y su corteza es algo grasa, debido al baño con aceite de oliva virgen. Puede ser fresco, tierno, o curado. Durante la elaboración del queso, la leche no sufre tratamientos térmicos elevados, así mantiene la flora intacta y hace que el queso tenga intenso sabor y aroma.

LOCALIZACIÓN

Tronchón, Teruel

ROL DE LAS PERSONAS

El queso de Tronchón es producido por diversas empresas artesanas y familiares de Teruel. El centro de interpretación del queso se ubica en el antiguo hospital de la villa, denominado Hospitalico y nos muestra el trabajo de tres productos de Tronchón: el queso, los sombreros de pelo de conejo y la cerámica.