Pinchos

By 3 noviembre, 2015 Sin categoría

La gastronomía del pincho está muy extendida por toda la región. El número y las recetas de los mismos es muy abundante y la relación aquí sería imposible.
En Logroño y Haro existen calles en las que la práctica totalidad de los establecimientos son bares de pinchos. En Logroño podemos destacar la calle Laurel (muy aclamada a nivel nacional, también conocida como la Senda de los Elefantes) y la calle San Juan; en Haro la zona conocida como la Herradura, un conjunto de calles que forman una especie de arco de donde viene el nombre.

La gastronomía del pincho está muy extendida por toda la región. El número y las recetas de los mismos es muy abundante y la relación aquí sería imposible.
En Logroño y Haro existen calles en las que la práctica totalidad de los establecimientos son bares de pinchos. En Logroño podemos destacar la calle Laurel (muy aclamada a nivel nacional, también conocida como la Senda de los Elefantes) y la calle San Juan; en Haro la zona conocida como la Herradura, un conjunto de calles que forman una especie de arco de donde viene el nombre.
Ha sido tradicional que en cada bar existiera un pincho característico y un vino de la casa, una distribución que facilitaba la realización de rondas por los diferentes establecimientos.
En la actualidad se preparan pinchos muy elaborados y aunque algunos establecimientos mantienen la especialidad, ahora ofrecen nuevas recetas cada vez más sofisticadas. También se ha ampliado la oferta de vinos con amplias cartas .
Esta costumbre de los pinchos se ha ido ampliando por toda la región y ya son muchas las localidades que disponen de una interesante oferta de este tipo de gastronomía; en pequeñas localidades suele haber un día del pincho a la semana.

LOCALIZACIÓN

Regional, destacando las zonas de pinchos de Logroño y Haro

ROL DE LAS PERSONAS

La costumbre de salir de pinchos está muy arraigada en la sociedad riojana. Las calles citadas constituyen un lugar de encuentro habitual. Es frecuente que se acuda a la calle sin cita previa con los amigos o familiares con la seguridad de que siempre habrá gente conocida por la zona con la que poder compartir la ronda. Son, por tanto, lugares especialices de sociabilidad.
Se han convertido igualmente en importantes puntos de atracción turística, con una oferta que ha alcanzado una gran fama a nivel nacional.