Las primeras noticias precisas sobre el pèsol garrofal (guisante) en Llavaneres datan del siglo XVII. Francisco Zamora testimonia, en el libro «Diario de los viajes y Hechos en Cataluña», la presencia de guisantes tempranos en las cercanías de Mataró, que se destinan a la comercialización en Barcelona.

LOCALIZACIÓN

Llavaneres (Maresme)

DESCRIPCIÓN

Las primeras noticias precisas sobre el pèsol garrofal (guisante) en Llavaneres datan del siglo XVII. Francisco Zamora testimonia, en el libro «Diario de los viajes y Hechos en Cataluña», la presencia de guisantes tempranos en las cercanías de Mataró, que se destinan a la comercialización en Barcelona. Las referencias a esta leguminosa perduran durante los siglos XIX y XX, exportándose incluso a Francia durante los años treinta gracias a las producciones importantes. Así pues, es en el Maresme donde el pèsol garrofal tiene una presencia destacada, una variedad de la cual en los campos de algarroba (garrofa en catalán y de ahí el nombre) se considera que propició una adaptación específica a la zona. Su principal rasgo diferenciador es la gran dulzura. Las vainas contienen entre 4 y 10 guisantes, ligeramente más pequeños que los convencionales. Se siembra hacia el mes de octubre en terrenos silíceos y arenosos. La semilla que se utiliza la producen los mismos agricultores del pueblo.

ROL DE LAS PERSONAS

Comunidad agrícola (propietarios rurales, temporeros, cooperativas…)