Pasteleros y confiteros

La elaboración de dulces o laminerías, como se llaman en Aragón, tiene dos vertientes, una doméstica y familiar que cuenta con la preparación en la casa y, otra comercial que se desarrolla como un oficio en obradores al uso. Si en el ámbito doméstico tradicional es la mujer la encargada de realizarlos.

La elaboración de dulces o laminerías, como se llaman en Aragón, tiene dos vertientes, una doméstica y familiar que cuenta con la preparación en la casa y, otra comercial que se desarrolla como un oficio en obradores al uso. Si en el ámbito doméstico tradicional es la mujer la encargada de realizarlos, cuando se trabajaba en un establecimiento podian desempeñarlo por igual hombres y mujeres. Aún queda otra dimensión como es la confitería elaborada en los conventos y monasterios; Daroca en la provincia de Zaragoza, bien puede ser ejemplo de esa cuidada pastelería o confitería, tal como se muestra en las publicaciones del Convento Dominico de Nuestra Señora del Rosario, representado por la cocina de Sor Mª Isabel. La pastelería o dulcería asocia a las festividades más señaladas, dulces representativos, conocidos en todo Aragón, como son: el Roscón de Reyes el 6 de enero, roscón de San Valero el 29 de enero, corazón de San Valentín el 14 de febrero, el 5 de la Cincomarzada, el manto de la Virgen del Pilar el 12 de octubre, el 1 de noviembre festividad de Todos los Santos se toman: empiñonados, almendrados, panellets y huesos de santos. Finalmente los dulces navideños como el afamado guirlache o turrón de Aragón (azucar, miel, almendra y anises). No hay que olvidar las frutas de Aragón escarchadas bañadas en chocolate y las piedrecicas del calvario de Alcorisa o los adoquines de la Virgen del Pilar, entre otros.

LOCALIZACIÓN

Daroca, Zaragoza

ROL DE LAS PERSONAS

En el siglo XVIII compartían el gremio cereros y confiteros, también los zuqueros fueron en la provincia de Zaragoza un activo gremio, antecedente de los pasteleros actuales. Los pasteleros y monjas dominicas de Daroca han sabido unir tradición con vanguardia, para crear especialidades propias del territorio y de la historia de sus culturas: ejemplo de ello son las “almojábanas arabescas”, las “Rosquillas de Daroca” o los “Mudéjares”. El museo de la pastelería Segura en Daroca es exponente de la importancia que tiene la pastelería en esta comarca, haciendo un recorrido histórico por la fabricación de los chocolates, caramelos y otros dulces, con los utensilios y herramientas que se han venido usando en esta pastelería familiar con casi 140 años de historia.