Olla ferroviaria

By 9 noviembre, 2015 RECETAS – CANTABRIA

La olla ferroviaria es un instrumento de cocina y preparación de platos y potajes compuesta por una olla y un hornillo que permite transportarla.

La olla ferroviaria es un instrumento de cocina y preparación de platos y potajes compuesta por una olla y un hornillo que permite transportarla. Se trata de un hornillo metálico con tres patas con agujeros por los que entra el aire caliente que sale de la combustión del carbón vegetal, que se sitúa en la base. Dentro de la estructura metálica se dispone una olla de barro o cerámica o metálica.
La olla surgió en la línea ferroviaria del tren de la Robla, que unía La Robla (León) con Bilbao. A mitad de camino se encontraba Mataporquera donde se realizaba el repostaje de agua y carbón, momento que aprovechaban los trabajadores de la línea para cocinar los guisos en la olla. En sus comienzos se utilizaba un tubo conectado al serpentín de la locomotora para calentar una olla frecuentemente por los maquinistas, fogoneros y guardafrenos. Posteriormente se acopló un hornillo a la olla en el cual introducir carbón vegetal. El tiempo de preparación era aproximadamente de unas dos o tres horas. En la actualidad, las ollas que se utilizan son prácticamente iguales a las usadas en aquellos años, con ligeros retoques como el añadido de elementos decorativos como son los herrajes y remaches, a la vez que la zona exterior va pulida. Desde aquí la olla se fue difundiendo, primero a Campoo y luego por toda Cantabria.
Las recetas son variadas pero siempre asociadas a guisos de puchero y potajes tradicionales, en los que suele estar presente la patata acompañada de carne o pescado (congrio, bacalao, almejas, otros) y legumbres varadas (alubias, garbanzos,…). La receta más común contiene como base patatas con carne, a la que se añade perejil, laurel, cebolla, ajos, vino blanco, tomate y pimiento verde.

LOCALIZACIÓN

Comarca de Campoo y Los Valles, Municipio de Valdeolea

ROL DE LAS PERSONAS

Originalmente era un guiso ligado a los trabajadores del ferrocarril. Se encuentra afianzada su utilización por los municipios por donde pasa la línea del viejo ferrocarril minero de La Robla. Hoy en día, se ha convertido en un plato habitual en ciertos restaurantes de la comarca.
En la actualidad es un elemento muy usual en las celebraciones y festividades locales de muchos pueblos de Campoo – Los Valles. Se organizan concursos gastronómicos de esta técnica culinaria; convirtiéndose en el eje central de reuniones multitudinarias.
Existen varios artesanos que aún fabrican ollas ferroviarias, en distintas localidades del sur de la Comunidad Autónoma de Cantabria.