La gastronomía manchega, que tiene su origen en el medio rural y pastoril, mantiene la tradición y calidad de sus materias primas.

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

La gastronomía manchega, que tiene su origen en el medio rural y pastoril, mantiene la tradición y calidad de sus materias primas. Platos que elaboraban ya en época de Cervantes pastores y arrieros han sobrevivido hasta nuestros días. Completan la dieta manchega excelentes quesos y vinos reconocidos con Denominación de Origen y una gran variedad de postres tradicionales. Uno de esos dulces es el mostillo, elaborado a partir de mosto de uva mediante una receta tradicional que hoy las «abuelas» están enseñando a los más jóvenes para que no caiga en el olvido y conservar para el futuro este rico valor cultural.

ROL DE LAS PERSONAS

El mostillo, receta que ha ido pasando de generación en generación, se prepara con mosto de uva, harina, ralladura de un limón, canela y almendras blancas. El mosto se lleva a hervir hasta reducirse un poco. Se deja enfriar y se añade harina, en proporción de una taza por cada dos de mosto. Se remueve bien y se pasa por el chino. A fuego lento en una olla y sin dejar de darle vueltas, se añade la ralladura de un limón y se deja en lenta cocción unos minutos. Una vez retirado del fuego se añade canela al gusto, se vierte en moldes y se deja enfriar. Entonces se puede adornar con almendras blancas.