Huerta riojana

By 3 noviembre, 2015 PAISAJES

Los cultivos hortícolas de la región han alcanzado una notable reputación por la bondad de sus producciones. Se trata de un cultivo que se desarrolla en pequeñas parcelas que acogen diferentes productos, lo que les otorga una especial diversidad.
Existen también algunas superfícies medianas dedicadas a un monocultivo como sucede con el esparrago y la alcachofa.
En la actualidad se empieza a producir un proceso de abandono de las superficies de cultivo con el riesgo que este proceso supone para la conservación del paisaje.
El desarrollo de la huerta es muy antiguo, pero alcanza una especial expansión desde la ocupación árabe que introduce nuevas formas de cultivo y diseña un modelo de regadío que sería la base de la expansión de los cultivos y que conforma el paisaje que, en líneas generales, se conserva en la actualidad.

Los cultivos hortícolas de la región han alcanzado una notable reputación por la bondad de sus producciones. Se trata de un cultivo que se desarrolla en pequeñas parcelas que acogen diferentes productos, lo que les otorga una especial diversidad.
Existen también algunas superfícies medianas dedicadas a un monocultivo como sucede con el esparrago y la alcachofa.
En la actualidad se empieza a producir un proceso de abandono de las superficies de cultivo con el riesgo que este proceso supone para la conservación del paisaje.
El desarrollo de la huerta es muy antiguo, pero alcanza una especial expansión desde la ocupación árabe que introduce nuevas formas de cultivo y diseña un modelo de regadío que sería la base de la expansión de los cultivos y que conforma el paisaje que, en líneas generales, se conserva en la actualidad.

LOCALIZACIÓN

Fundamentalmente en el valle del Ebro, aunque existen pequeñas huertas diseminadas por todo el territorio.

ROL DE LAS PERSONAS

En muchas zonas del Valle del Ebro, en especial en las comarcas de Rioja Baja, la horticultura ha sido la actividad principal. En las cuencas bajas de los valles del Sistema Ibérico, sin embargo, la actividad de la huerta ha sido una actividad complementaria destinada tanto al autoconsumo como a la comercialización de algunos productos seleccionados.