Hórreos del valle de Aezcoa

By 26 octubre, 2015 octubre 28th, 2015 ESPACIOS CULTURALES - NAVARRA

En el Valle de Aezkoa (localidades de Garaioa, Aribe, Hirberri, Garralda, Elizondo, Aria, Orbara, Orbaireta) se conservan 15 de los 22 hórreos que quedan en Navarra. El Monte Aezkoa fue donado a los Aezkoanos en 1229 por el Rey Sancho el Fuerte de Navarra por los servicios prestados a la Corona por los Aezkoanos que formaban su escolta. El término hórreo en castellano proviene del latín “horreum”, en euskara se llama «garea» o «garaia»; era el almacén de grano para consumo humano y animal, de los que había diversos tipos, como el «horreum pensilis», almacén sobre columnas, que terminó apropiándose del nombre hórreo. Fueron declarados patrimonio de interés cultural en 1993, siendo la mayor parte rehabilitados en los últimos años. El hórreo aezkoano es una variedad especial, acorde con el clima y la construcción autóctona, su función principal era aislar el grano de la humedad y los roedores; son de planta rectangular de unos 4,5 x 5 m., está asentado sobre 8 ó 6 columnas. Las paredes son de mampostería con una puerta, pocas veces tienen ventana. Tejados muy inclinados a dos aguas, con tablilla de madera “oholak”, aunque se ha sustituido por teja; la escalera está separada del edificio y las tornarratas donde se apoya, servían para evitar la entrada de los roedores. Su interior estaba compartimentado con cajones, “zizkuak”, para separar los cereales: trigo, avena, centeno, habas, veza… y en la parte de abajo del hórreo se utilizaba para recoger el estiércol,“ongarritegi”. En el pequeño desván, “sabai”, se guardan los aperos de labranza y otros utensilios.
En el Valle de Aezkoa (localidades de Garaioa, Aribe, Hirberri, Garralda, Elizondo, Aria, Orbara, Orbaireta) se conservan 15 de los 22 hórreos que quedan en Navarra. El Monte Aezkoa fue donado a los Aezkoanos en 1229 por el Rey Sancho el Fuerte de Navarra por los servicios prestados a la Corona por los Aezkoanos que formaban su escolta. El término hórreo en castellano proviene del latín “horreum”, en euskara se llama «garea» o «garaia»; era el almacén de grano para consumo humano y animal, de los que había diversos tipos, como el «horreum pensilis», almacén sobre columnas, que terminó apropiándose del nombre hórreo. Fueron declarados patrimonio de interés cultural en 1993, siendo la mayor parte rehabilitados en los últimos años. El hórreo aezkoano es una variedad especial, acorde con el clima y la construcción autóctona, su función principal era aislar el grano de la humedad y los roedores; son de planta rectangular de unos 4,5 x 5 m., está asentado sobre 8 ó 6 columnas. Las paredes son de mampostería con una puerta, pocas veces tienen ventana. Tejados muy inclinados a dos aguas, con tablilla de madera “oholak”, aunque se ha sustituido por teja; la escalera está separada del edificio y las tornarratas donde se apoya, servían para evitar la entrada de los roedores. Su interior estaba compartimentado con cajones, “zizkuak”, para separar los cereales: trigo, avena, centeno, habas, veza… y en la parte de abajo del hórreo se utilizaba para recoger el estiércol,“ongarritegi”. En el pequeño desván, “sabai”, se guardan los aperos de labranza y otros utensilios.

LOCALIZACIÓN

Valle de Aezcoa

ROL DE LAS PERSONAS

El Valle de Aezkoa, es de gran interés desde el punto de vista del patrimonio natural y cultural, los hórreos que aún conservan son una construcción tradicional vinculada con el cereal y la ganadería. Hoy en día se hayan restaurados o rehabilitados formando conjunto con las casas y el núcleo de población en el que se encuentran.