Gañotes

By 29 junio, 2014 noviembre 23rd, 2015 RECETAS - ANDALUCÍA

El gañote es un dulce de sartén, a base de una masa enrollada en forma cilíndrica, frita y decorada con miel, cuya elaboración se relaciona con el calendario festivo-religioso, siendo costumbre prepararlo durante el periodo de Semana Santa.

LOCALIZACIÓN

Guadalcanal, Sierra Norte (Sevilla)

DESCRIPCIÓN

El gañote es un dulce de sartén, a base de una masa enrollada en forma cilíndrica, frita y decorada con miel, cuya elaboración se relaciona con el calendario festivo-religioso, siendo costumbre prepararlo durante el periodo de Semana Santa. Se trata de una receta presente en varios pueblos de la sierra sevillana y Extremadura, registrándose muchas variantes locales en la forma de elaboración. Los gañotes requieren de mucho tiempo para su preparación, motivo por el cual, en la mayoría de los casos, se siguen preparando en las cocinas domésticas para después ponerlos a la venta en tiendas y supermercados, o bien repartiéndolos directamente entre los vecinos. Para su elaboración es necesario preparar la masa el día anterior. Se amasa la harina con el huevo, el vino, una taza de matalahuga o ajonjolí, aceite, un poco de agua y una pizca de sal, hasta obtener una masa lisa y elástica, reservándola bien tapada.
El día después se recortan pequeños pedazos de masa, los cuales se estiran con el rodillo hasta obtener una forma ovalada y alargada. Las tiras obtenidas, bien enharinada, se lían a lo largo con una caña de unos diez centímetros que puede ser de bambú o de metal, y, así enrolladas, se colocan a freír en una sartén honda con abundante aceite de oliva. Cuando los gañotes empiezan a dorarse se le saca la caña, operación realizada con la ayuda de tijeras y tenedor, y se terminan de freír hasta que estén dorados también internamente. Se sacan y se apartan para que se enfríen. Una vez fríos, se sumergen en la miel y se dejan escurrir sobre una rejilla.

ROL DE LAS PERSONAS

Se trata de una masa elaborada según recetas tradicionales que se trasmiten de generación en generación, cuyas fórmulas son guardadas con celo por las mujeres, ya que, a través de sus recetas, adquieren fama y prestigio como reposteras en el pueblo.