Ensaimada de Mallorca (IGP)

La Ensaimada de Mallorca es un alimento de masa azucarada, fermentada y horneada, elaborada con harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo.

LOCALIZACIÓN
Mallorca

DESCRIPCIÓN
La Ensaimada de Mallorca es un alimento de masa azucarada, fermentada y horneada, elaborada con harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo. La Ensaimada de Mallorca es un producto de repostería de gran tradición en la Isla, ya que desde muy antiguo y de forma continuada se elabora y consume en Mallorca. En Mallorca existe una gran tradición panadera y pastelera, siendo éste uno de los gremios más antiguos, data del siglo XIV. Esta tradición del sector queda de manifiesto al analizar la antigüedad media de los hornos de Mallorca, de los que más del 50 % de los actualmente existentes superan los 150 años, y además muchos de ellos actualmente están regentados por quintas generaciones de pasteleros. La Ensaimada de Mallorca obtuvo su protección como Denominación Específica el año 1996 y en abril de 2003, el gobierno de las Islas Baleares, aprobó el Reglamento, actualmente vigente, que la reconoce como Indicación Geográfica Protegida. En función de la presencia de relleno se distinguen dos tipos de ensaimada de Mallorca:
– Ensaimada de Mallorca, denominación que hace referencia a que no lleva ningún tipo de relleno. Sus ingredientes son harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo.
– Ensaimada de Mallorca de cabello de ángel, elaborada a partir de los mismos ingredientes que la anterior y rellena de cabello de ángel.
Ambos tipos de ensaimada, opcionalmente y una vez elaborados, se pueden espolvorear con azúcar en polvo.

ROL DE LAS PERSONAS
En el siglo XVII encontramos las primeras referencias escritas sobre la Ensaimada de Mallorca. En esta época, aunque el destino principal de la harina de trigo era la elaboración de pan, existen documentos en los que consta la elaboración de ensaimadas mallorquinas con motivo de fiestas y celebraciones. A partir del siglo XVIII, el consumo de Ensaimada de Mallorca se popularizó entre las clases media y alta, constituyendo una pasta de consumo habitual en las meriendas, acompañando al chocolate a la taza. Durante este siglo las ensaimadas mallorquinas continúan consumiéndose con motivo de fiestas y otras celebraciones, siendo también objeto de obsequio. Durante el siglo XIX la ensaimada logró una importante popularidad y difusión más allá de la propia isla. En la actualidad este producto típico de Mallorca continua siendo habitual en las principales celebraciones de las familias mallorquinas