Cultivo y recogida aceituna

El cultivo del olivo y recolección de su producto, la aceituna, forma parte de uno de los oficios y trabajos más relevantes (tanto económicamente como social y culturalmente) no sólo de la zona de la campiña jienense, sino de gran parte del territorio andaluz.

LOCALIZACIÓN

Campiña de Jaén (Jaén)

DESCRIPCIÓN

El cultivo del olivo y recolección de su producto, la aceituna, forma parte de uno de los oficios y trabajos más relevantes (tanto económicamente como social y culturalmente) no sólo de la zona de la campiña jienense, sino de gran parte del territorio andaluz. En el proceso de cultivo y recolección se diferencian las dos fases. Por una parte, un trabajo continuado a lo largo del año que lleva a cabo el capataz o encargado de la finca con ayuda de un mulero, hoy tractor, y por otra parte el trabajo de la recolección en el que gran parte de la población se implica durante los cuatro meses que dura. Aunque actualmente la recolección se avanza casi un mes o diez días, lo habitual era iniciar la recolección después de la Purísima, 8 de Diciembre. En la recolección los hombres avanzan vareando mientras detrás las mujeres realizan diferentes labores. Por una parte con la sopladora amontonan todas aquellas aceitunas que se han esparcido o que están al pie del árbol para facilitar su recolección. Con el rastrillo también se amontonan aquellas que puedan quedar atrapadas entre las piedras o en la misma tierra. Ellas van detrás recogiendo la aceituna de los fardos y poniéndola en las espuertas o serones que luego se trasladan al remolque que el coche retira. Estos procesos pueden intercalarse dependiendo de las condiciones en las que se encuentre la aceituna y la tierra. A pesar de que el uso del fardo es común y extendido, si por cuestiones climáticas parte de la aceituna está en el suelo a la hora de la recolección no se pondrá el fardo y se ayudará con la sopladora y el rastrillo para amontonarla y recogerla. Este trabajo con alto grado de mecanización no tiene más de veinte años. Varas de madera y rastrillos de plástico o hechos con varetas de olivo y espuertas o serones de esparto eran las herramientas que se utilizaban anteriormente.

ROL DE LAS PERSONAS

La división se mantiene en las cuestiones laborales sin embargo respecto al modelo de trabajo hoy es más habitual que las cuadrillas trabajen por jornal y no a destajo. Uno de los motivos que alegan los propietarios de las fincas para rechazar en la actualidad este modelo es que a destajo se estropea el olivo por la intensidad del trabajo al procurar recoger más en el menor tiempo. Anteriormente la aceituna salía limpia del campo. Se pasaba por la limpia donde se separaba la hoja y las piedras. Este hecho tenía su lógica ya que el arriero cobraba por carga realizada. Actualmente la aceituna se carga y sin limpiarse se lleva hasta la cooperativa donde se venderá por peso una vez limpia. Hoy por hoy en la Campiña Norte de Jaén el olivo es el producto agrícola principal. Existe una Denominación de Origen Campiñas de Jaén que aglutina la producción de la comarca de las diferentes Cooperativas agrarias y empresas privadas. El hecho que muchas cuadrillas estén configuradas por unidades familiares implica que parte del conocimiento se transmite de generación en generación entre padres e hijos y madres e hijas. Las personas mayores de la cuadrilla son por edad y experiencia las que dirigen la cuadrilla al igual que son las encargadas de llegar a los acuerdos con el capataz o propietario.