Las características naturales de esta Comunidad la convierten en zona ideal para la producción de uva, cuyo resultado son unos excelentes vinos con claras peculiaridades definidas.

LOCALIZACIÓN

Regional

DESCRIPCIÓN

Las características naturales de esta Comunidad la convierten en zona ideal para la producción de uva, cuyo resultado son unos excelentes vinos con claras peculiaridades definidas. Cultivo esencial en la región desde hace cientos de años, los vinos manchegos de la Edad Media eran principalmente blancos. Fue con la consolidación del Reino y Toledo y la llegada de los monjes cistercienses procedentes de Francia cuando la uva tinta adquirió una mayor presencia. De aquellas vides deriva la actual variedad tempranillo o cencibel. Castilla La Mancha, con una producción anual de unos 20 millones de hectólitros, es la Comunidad Autónoma española que más litros de vino produce. Es a mediados del siglo XX cuando el cultivo de las vides en esta región comienza a hacerse de forma extensiva y nacen las primeras cooperativas vinícolas, muchas de las cuales siguen vivas actualmente. Son estas las que, gracias a una modernización de los sistemas de producción, elaboración y gestión, han conseguido impulsar la producción de grandes vinos de una calidad cada vez mayor. Más de 200 bodegas cooperativas responsables de la producción de más del 70% del total de vino de la región, han unido esfuerzos y realizan una importante labor de investigación, análisis, interpretación, difusión y estrategias de venta y se han convertido en el modo de vida de más de 7.000 familias castellano-manchegas.

ROL DE LAS PERSONAS

El suelo, suelto y sano, de composición arcillosa-caliza y el clima mediterráneo de Castilla La Mancha, con grandes contrastes térmicos y estaciones marcadas determinan el cultivo vinícola. Estos factores, unidos a la gran variedad de la vid, determinan la calidad del fruto y tienen una incidencia directa en el sabor, color y aroma de los vinos. Algunos ejemplos de variedades de uva blanca que se cultivan actualmente en Castilla La Mancha son: albillo, airén, chardonnay, macabeo, malvasía, merseguera, sauvignon blanc, verdejo o verdoncho; en cuanto a la uva tinta, encontramos -entre otras-, las siguientes variedades: bobal, cabernet sauvignon, tempranillo, garnacha tinta, mazuela, malbec, merlot, moravia o prieto picudo. Castilla La Mancha cuenta con las siguientes figuras de calidad: Denominaciones de Origen Protegida de Almansa, La Mancha, Manchuela, Méntrida, Mondéjar, Ribera del Júcar, Jumilla (cuya zona de producción abarca la provincia de Albacete y región de Murcia) Uclés y Valdepeñas, la Indicación Geográfica Protegida de los Vinos de la Tierra de Castilla y la Marca Colectiva Cueva, que distingue los productos elaborados por los miembros de la Asociación Profesional que indiquen en sus etiquetas «Vinos Espumosos de Calidad de Villanueva de Alcardete según método tradicional de fermentación en botella», cuya zona de elaboración se limita al término municipal de Villanueva de Alcardete (Toledo).