Arráez de la encañizada

Oficio artesanal referido al gobierno de la encañizada (también encontramos esta denominación entre los trabajadores tradicionales de la almadraba).

LOCALIZACIÓN

La encañizada se sitúa en los canales que comunican el Mar Menor con el Mar Mediterráneo, entre San Pedro del Pinatar y La Manga del Mar Menor.

DESCRIPCIÓN

Oficio artesanal referido al gobierno de la encañizada (también encontramos esta denominación entre los trabajadores tradicionales de la almadraba). El trabajo del arráez consiste en controlar que los distintos elementos que configuran la encañizada cumplan su función. También dirige el mantenimiento de la encañizada (supervisando la sustitución anual de las cañas podridas y en mal estado por otras nuevas), y las tareas de recolección del pescado cuando éste penetra en las paranzas, jaulas o muertes de la encañizada de las que los peces no pueden salir. La figura del arráez en la actualidad ha desaparecido, a pesar de seguir en explotación una de las encañizadas del Mar Menor, razón por la que la persona de don Dionisio «El Cano» adquiere un valor testimonial de primer grado. Las encañizadas son un sistema de pesca tradicional y artesanal, realizado en zonas de marisma con muy poca profundidad y compuesto, como su nombre indica por estacas y cañas. No existe otro ejemplo similar en el Mediterráneo español, por eso reviste un gran valor simbólico como testimonio de modos de vida tradicionales en la pesquería española.

ROL DE LAS PERSONAS

En el pasado los trabajadores de género masculino, que trabajaban y residían en la encañizada, se repartían los puestos de arráez, sota-arráez (términos de origen árabe y compartidos con puestos en la tripulación de barcos) y mozos de encañizada. Sumando en torno a cinco o seis empleados en la época de mayor volumen de trabajo. El arráez coordinaba las labores de mantenimiento de la encañizada y extracción del pescado y es el cargo responsable ante cualquier incidencia.