Anguilas con judías desgranaderas

By 9 noviembre, 2015 RECETAS - ARAGÓN

Había 2 pesqueras de anguilas en Aragón: en Caspe y en Alcañiz. La baja salinidad y la frecuente renovación de sus aguas hacían de La Estanca de Alcañiz una afamada pesquera de anguilas ya en tiempos medievales, los alcañizanos tenían en exclusiva los derechos de pesca y caza allí y eran muy hábiles en la captura de las anguilas que, según P.Madoz, se pescaban en las noches de luna llena.

Había 2 pesqueras de anguilas en Aragón: en Caspe y en Alcañiz. La baja salinidad y la frecuente renovación de sus aguas hacían de La Estanca de Alcañiz una afamada pesquera de anguilas ya en tiempos medievales, los alcañizanos tenían en exclusiva los derechos de pesca y caza allí y eran muy hábiles en la captura de las anguilas que, según P.Madoz, se pescaban en las noches de luna llena y “caen a veces tantas anguilas en una sola noche que causa admiración, pues ha habido ocasiones que han pasado de mil, siendo frecuente, cuando esto ocurre, que caigan un centenar o dos”. Actualmente el embalse de la Estanca de Alcañiz es coto deportivo de pesca. Una de las formas de prepararlas eran acompañadas de judías desgranaderas. Es posible comprarla fileteada, en conserva, ahumada, en gelatina. La anguila admite numerosas preparaciones y se puede cocinar asada, frita, cocida, escalfada, salteada e incluso en sopas. Las anguilas también se pueden preparar adobadas, con lo que se obtendrá un sabor intenso y muy agradable. Las anguilas se cortan en trozos y se dejan macerar durante unas 3 horas con agua, ajo y sal. La anguila se cuece con agua y vino, se reboza en un buen aceite de oliva. Es importante eliminar su piel viscosa antes de cocinarla. Las angulas se comercializan vivas, frescas, congeladas y en conserva.

LOCALIZACIÓN

Alcañiz, Teruel

ROL DE LAS PERSONAS

Anguilla anguilla, es la anguila que se criaba en las aguas de La Estanca, se pescaban con anguileras y nasas. En la actualidad es menos abundante tras la construcción de embalses por lo que se ha convertido en un producto gourmet muy buscado y cotizado. En 1763 en París en el banquete del Conde de Aranda con Luis XVI y Mª Antonieta se sirvieron productos aragoneses, que los reyes alabaron y entre ellos estaban las afamadas anguilas de Alcañiz.